5 de octubre de 2014

" 5 minutitos más y empiezo...". Las claves para vencer la procrastinación

¿Dejas para mañana (o para pasado... o para el mes que viene…) lo que puedes hacer hoy?
¿ A menudo pospones algunas tareas porque nunca te apetece hacerlas?
¿Retrasas algunas actividades importantes para el último momento y al final te toca hacerlas con prisas?
¿Te crea ansiedad “enfrentarte” a algunas tareas y las vas aplazando una y otra vez?
¿Te inventas excusas para convencerte de que no pasa nada si postergas lo que habías planeado?

Si has contestado que sí a estas preguntas  es que estás “procrastinando”.
La “procrastinación” es el hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.
Veamos algunos ejemplos:




Te habías propuesto ordenar la casa o ese armario pero no te levantas del sofá y encadenas un programa de televisión con otro con tal de no empezar con esa tarea que tan poco te apetece pero que hace días te habías propuesto.

Tienes que hacer una llamada de teléfono para solucionar un tema importante y no te apetece nada; entonces te pones a leer, te vas de compras, a tomar una cerveza…

 Un ejemplo muy típico es el siguiente: tienes trabajo atrasado, no te apetece ponerte con ello y acabas navegando por Internet buscando y leyendo cosas que nada tienen que ver con el tema de la tarea que debes realizar; revisas una y otra vez el correo electrónico y haces todo lo que se te ocurre con tal de que no llegue el momento de empezar con lo que debes.

Todo el mundo ha procrastinado alguna vez pero… el problema es que se haya convertido en una costumbre.


¿CÓMO NOS AFECTA?

Cuando procrastinar se convierte en un hábito y es la tónica habitual en nuestro comportamiento nuestro estado de ánimo y nuestra autoestima acaba resintiéndose. Aparece la frustración porque en el fondo somos conscientes de que no estamos haciendo lo que deberíamos y nos habíamos propuesto. También puede causar estrés y ansiedad. Sentir culpabilidad por pensar que has perdido el tiempo y oportunidades también es muy habitual, así como la sensación de arrastrar de tu pasado muchos proyectos que nunca terminarás. 
En definitiva es un círculo vicioso que nos envuelve y del que hay que salir si queremos conseguir nuestros objetivos personales.


EL PRIMER  PASO ES APRENDER A DETECTARLO

a) Aprende a detectar tus excusas o argumentos que usas para autoconvencerte
Para enmascarar el problema y no sentirnos culpables solemos decirnos excusas que en realidad sabemos que son poco convincentes. Lo único que hacen es evitar que nos pongamos manos a la obra y es muy importante que aprendas a detectarlas. ¿qué sueles decirte a ti mismo en esos casos? ¿Te sientes identificado con alguno de estos pseudo-argumentos?

● “5 minutitos en el Facebook y empiezo”
● “Por un día no pasa nada. Mañana lo hago seguro”
● “Acaba este programa de televisión y ya me pongo en serio”
● “Trabajo mejor bajo presión. En realidad me va bien hacerlo a última hora”
● “Mañana lo haré que he tenido un día duro”
● “Para hacerlo hoy sin ganas… mejor lo hago otro día”
   Etc…

b) Aprende a identificar las situaciones y tareas de alto riesgo de procrastinación
Fíjate en que momentos es más fácil ponerte a hacer cualquier actividad con tal de no abordar la que deberías hacer. Las tareas que posponemos suelen ser:

- tareas con las que no disfrutamos
- tareas que requieren un esfuerzo
- tareas que no se nos dan bien
- tareas confusas y mal definidas
- tareas que requieren que tomemos una decisión


¿CÓMO VENCER LA PROCRASTINACIÓN?

Hay unas pautas que te ayudarán a controlar este hábito tan nefasto de retrasar todo lo que no te apetece  y te ayudarán a cumplir con las tareas que te propongas.

  • Ante las tareas de alta probabilidad procrastinación aléjate de aparatos electrónicos: los ordenadores, tablets, móviles y demás… son los mejores amigos de la procrastinación. Si quieres ponerte manos a la obra intenta que no haya a tu alrededor ninguno de estos aparatos que no harán más que ayudarte a posponer esa tarea que debes realizar.
  • Atención a tu lenguaje interno. Cuando te autodetectes diciéndote un pseudoargumento o excusa de las que sueles utilizar, susutituye pensamientos del tipo “me pongo en un ratito” o “no me apetece nada ahora” por otros del tipo “venga, que todo es empezar” o “ es lo que me he propuesto y lo voy a hacer ahora”.
  • Olvídate del miedo al fracaso que a veces nos lleva a posponer.
  • Establécete metas a medio camino y realistas que puedas cumplir. Ir cumpliéndolas te servirá para motivarte.
  • Prémiate cuando logres ponerte con una tarea habiendo vencido las ganas de postergarla. Puedes hacer inmediatamente después alguna actividad que te resulte muy agradable como premio. Te servirá como reforzador y aumentará las probabilidades de que en un futuro vuelvas a vencer esa resistencia. Aunque el mayor refuerzo que se obtiene es la satisfacción de haber cumplido con los objetivos previstos.
  • Y recuerda, lo que más cuesta es dar el primer paso, los primeros minutos; una vez le  hincamos el diente a una tarea difícil o poco agradable el resto viene rodado, casi sin esfuerzo. Todo es empezar y vencer la resistencia inicial.
  • Proponte abordar la tarea durante sólo 5 minutos y verás como acabas por dedicarle sin darte cuenta mucho más tiempo del que pensabas. Cada vez te costará menos y acabarás convirtiéndolo en un hábito. 
Como habrás visto, para enfrentarte a la procrastinación o “arte de buscar excusas para no hacer lo que nos habíamos propuesto” es esencial aprender a detectar tanto las situaciones de riesgo como los pseudoargumentos que nos decimos como excusa.  A partir de ese punto podrás atajarla siguiendo estas pautas o incluso con las estrategias que tú veas que te funcionan.

¿Conoces gente que procrastina? Si crees que este artículo puede serle de utilidad, compártelo ;-)    ¡Un saludo y hasta la próxima semana!

Bibliografía:   http://blogs.elpais.com/ayuda-al-estudiante/2013/03/el-antidoto-de-la-procrastinacion.html

Si quieres que te avise cuando escriba un nuevo artículo suscríbete a mi blog en el cuadro verde que encontrarás a la derecha de la página o pinchando aquí ---> Suscripción <--

5 comentarios:

  1. yo suelo llevar a la práctica lo de "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", pero cuando es algo necesario y que me produce tensión, me cuesta llevarlo a efecto. Lo de empezar una tarea que se me hace cuesta arriba, es muy cierto que una vez consigo empezar, ya todo está cantado, el problema es vencer la resistencia primera.

    ResponderEliminar
  2. Soy una experta retrasadora de tareas, pero no de las que son realmente importantes para mi. Dejo de un dia para otro, o mas, sobre todo la toma de decisiones sobre compras (que marca, donde, que prestaciones...); y las que implican telefonear o ir a unas oficinas.
    No me busco excusas siquiera. Cuando reviso alguna agenda antigua encuentro cosas pasadas de un dia a otro que al final no hice. Creo que es porque tambien me creo deberes falsos y tontos. En fin...

    ResponderEliminar
  3. Tengo un verdadero problema de procrastinación y no consigo vencerlo. Me hago listas y tengo muy clara toda la teoría. El problema es que no consigo arrancar, no soy capaz. Qué puedo hacer

    ResponderEliminar
  4. Hola estoy haciendo mi mejor esfuerzo por superar mi procrastinación, si te sirve aplico la técnica a la que se refiere la Dra., a propósito gracias por su apuntes en este escrito,

    Mira estoy trabajando con algo que llamo mi número antiprocastinación 56010, 5 minutos para arrancar con lo que me toca hacer o hacer, 60 minutos para mantenerme por reloj sin salirme de tema, muy juicioso aplicado y 10 minutos para hacer una pausa activa, ¿qué?, desde caminar en la trotadora esos 10 minutos, ir a lavar los platos sucios, o la ropa, o sacar la basura...bueno eso lo decides y mira sin tanta teoría es mejor....cero extensas listas...solo pon en una hojita las cosas prioritarias y en eso te aplicas.

    Bueno espero te sirva lo dicho.

    Saludos desde Bogotá - Colombia

    ResponderEliminar
  5. Si aún sabiendo identificar las situaciones que te llevan a procrastinar e intentando poner en práctica todas las pautas que explico en el artículo no te ves capaz de "arrancar", mi consejo es que acudas a un psicólogo. Existen terapias para ayudar a vencer la procrastinación. El psicólogo personalizará la terapia en base a tu situación concreta y seguro que aprenderás a vencer esa resistencia inicial. Podrás pasar de la teoría a la práctica.
    Gracias por tu aportación y un saludo.

    ResponderEliminar

make PrestaShop themes